Nosotros Contactos RSS
Logo Aquí Noticias  
VIDEO
 
 
     
Aqui Noticias| | Nota
17 / Abril / 2014 | 11:55 p.m.
Pasó a la eternidad Gabriel García Márquez, el máximo representante del realismo mágico
Edgar Velásquez/ Playa del Carmen, Q. Roo
Una frase que siempre me ha fascinado es: “Los periódicos mienten, Hemingway vive”, dicha por el Gabo, Gabriel García Márquez, cuando le preguntaron qué opinaba sobre el suicidio de Ernest Hemingway, el dos de julio de 1961, quien escribiera una de las novelas más significativas de la literatura universal, “El viejo y el mar”.

Este Jueves durante la tarde murió el Gabo, padre del periodismo literario y ganador del premio Nobel de Literatura en junio 1967, después del éxito de su obra más popular “Cien años de soledad” en la que nos dejo su legado, palabras, obra y su vida para la eternidad y que pasó a la literatura para llegar al cine y a la música en la voz de Oscar Chávez.

Hoy, las palabras de García Márquez se pueden aplicar a sí mismo, “los periódicos mienten, García Márquez vive”, el genio e imaginación del Gabo que cautivó al mundo no dejará de existir jamás.

Colombiano, adoptado por México, país que lo catapultó al éxito, pocos saben que sus primeras publicaciones vieron la luz en Veracruz, pues fue la Universidad Veracruzana quien público sus primeras obras, cuando lejos estaba el premio Nobel de Literatura y su emblemática obra “100 años de soledad”.

En lo personal, García Márquez es dueño de una narrativa que atrapa, que obliga a leer más, casi de corridito sus libros, como una adicción para ver que sigue en la siguiente pagina.

“Historia de mis tristes putas”, donde narra la vida de un periodista viejo apunto de cumplir 100 años, asiduo a frecuentar prostitutas, se regala a sí mismo, una joven para su cumpleaños, al tiempo de describir el oficio de informar y la soledad del reportero viejo, así como los amoríos durante toda su vida; una novela que recibí de regalo hace unos años de parte de mi amigo Manuel Morales y que leí casi de corrido.