Nosotros Contactos RSS
Logo Aquí Noticias  
VIDEO
 
 
     
Aqui Noticias| | Nota
05 / Enero / 2017 | 3:03 p.m.
Infiltrados en protestas ¿Orquestado por el gobierno?
Yesenia Barradas / Quintana Roo
Los hechos violentos, los saqueos y bloqueos carreteros han quitado del ojo del huracán al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, quien hasta hace cuatro días era “el villano” de México, ahora las críticas se han volcado contra el propio pueblo. Es un juego de “pueblo contra pueblo”, quizá orquestado por el gobierno mismo.
Ningún tipo de robo o delito es aceptable, el gasolinazo sólo es un pretexto. No se ven saqueadores corriendo con alimentos de la canasta básica, más bien, los vídeos en redes sociales los exhiben cargando pantallas de plasma, Xbox, estéreos, incluso motocicletas y juguetes para niños.
¿Es posible que las manifestaciones estén orquestadas por el gobierno? Un truco muy antiguo utilizado desde hace décadas por gobiernos era infiltrar a elementos vestidos de civiles en un entorno popular, donde la gente con menos cultura política, menos educación y capacidad económica se deja llevar por el ejemplo de quienes cometen actos ilícitos.
Los instigadores son quienes empiezan a saquear, los que rompen, destruyen, su trabajo es encender los ánimos del pueblo y finalmente, cuando la policía va en camino reciben la señal de retirada y los que caen son realmente los ciudadanos que se dejaron llevar por el impulso.
Contrario a lo que sucede en otras entidades de la República Mexicana, en Quintana Roo la situación se logró controlar de manera eficiente, no llegó a mayor.
Sin embargo, quienes estuvieron al frente de estas protestas, eran personas que ya tenían un discurso ensayado. No eran sólo playenses enojados, sino más bien aleccionados.
Quienes encabezaron el saqueo fueron líderes, quizá de colonias, quizá de los mismos partidos políticos, su discurso y su forma de actuar está planeado, se aleja de la actuación de quienes sí se dejaron llevar por sus impulsos y fueron detenidos.
Es importante reflexionar, a cinco días de un duro golpe como el gasolinazo, el pueblo ya está dividido.