Nosotros Contactos RSS
Logo Aquí Noticias  
VIDEO
 
 
     
Aqui Noticias| | Nota
21 / Marzo / 2013 | 11:03 p.m.
DIARIO DE PLAYA: Farfán ante ecocidios, se lava las manos
Manuel Campos / Playa del Carmen, Q. Roo
Playa del Carmen, Q. Roo
Alberto Farfán Bravo, director de Ordenamiento Ambiental y Desarrollo Urbano.
A escasos días de presentar su renuncia, no por motivos personales, pero si por ambiciones políticas, Alberto Farfán Bravo será uno de los funcionarios de la actual administración que deja una larga estela de trabajos incumplidos.

Aparte de su desidia ha sido señalado por diferentes analistas por sus meteóricos derroches en gastos de campaña para promover su imagen, el funcionario raya en el cinismo al hacerse de la vista gorda ante la depredación del medio ambiente porque le preocupa más tapizar las redes sociales con fotos de sus actos de “proselitismo”.

Alberto Farfán se quedará pronto en la orfandad política, entonces las condiciones serán otras y tendrá que aterrizar sus desmedidos afanes y que debe ser llamado a cuentas por “lavarse las manos” ante cualquier problema ambiental que se le presenta.

A fines del mes de julio de 2012, un restaurant denominado Capitán Camarón, invadió el área de estacionamiento sobre la calle 28, con tal de ampliar el negocio instaló unas tarimas de madera en los lugares destinados a los estacionamientos, obligando a los peatones caminar sobre la vía, poniendo en riesgos sus vidas, estas irregularidades fueron denunciadas oportunamente por Diario Quequi pero las autoridades de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente siguen durmiendo en sus laureles, pues con total impunidad los propietarios del restaurant se pasaron por el arco del triunfo los exhortos de los funcionarios del Ayuntamiento.

Prestadores de servicio del Recodo se quejaron el 8 de septiembre de 2012 al señalar que las playas se estaban contaminando y un olor nauseabundo se dejaban sentir, después de varias declaraciones para minimizar la situación el titular de la Dirección de Ordenamiento Ambiental y Urbano, Alberto Farfán Bravo dijo que no había nada de que preocuparse.

A principios de marzo de 2013, la Asociación Alianza por Playa integrada por vecinos, ambientalistas y empresarios de la Quinta Avenida, señalaron que en el pleno corazón turístico de Playa del Carmen, un cenote despedía olores fétidos, síntomas claros de que aguas residuales se están descargando en la zona y Alberto Farfán apenas si asomó la cabeza.

El 14 de marzo de 2013 un grupo de ambientalistas denunció un ecocidio en la calle 26 con Primera Norte donde se realizará la construcción de un hotel de la cadena Hyatt, que se está arrasando con el mangle y rellenando los cenotes de la zona y Alberto Farfán vive en su mundo mientras se destruye el entorno ecológico de Playa del Carmen.

El ambientalista Aniceto Caamal Cocom señaló: “Es aberrante ver que ninguna autoridad haga algo para impedir estas atrocidades ecológicas en Playa del Carmen”.

Y mientras Alberto Farfán y su equipo de falsificadores y estafadores esté al frente de la dirección las cosas seguirán sucediendo de esa manera, pues el funcionario está ocupado en cuerpo y alma en los “acercamientos amistosos”.

Como dice el dicho “el capitán salió hacer proselitismo y los burócratas tomaron el barco”.

Pero no hay mal que dure cien años y Farfán Bravo presentará su renuncia para buscar un hueso, quizá una regiduría, quizá una presidencia de colonia.

En unos días más su figura se desinflará, porque la burbuja ya no aguanta más y su sueño terminará y esperemos que regrese a la realidad, una realidad de la que ha estado lejos, muy lejos.